Néstor Lorenzo siempre tuvo la razón. Después de varios meses en los que São Paulo estuvo tratando de descifrar la manera de sacar la mejor versión de James Rodríguez, hizo caso al planteamiento de la Selección Colombia y terminó viendo a un jugador determinante que les permitió conseguir la victoria frente a Cobresal en el segundo partido de la Copa Libertadores (2-0).

James hizo parte del once inicial y tuvo un primer tiempo con buenas sensaciones, sin embargo, la explosión de su fútbol llegó en la segunda mitad, cuando el técnico Thiago Carpini le dio la libertad que tiene en la Tricolor y le permitió flotar por toda la cancha sin una posición definitiva.

Las consecuencias de esa decisión no solo se sintieron en el campo de juego, sino también en el grupo de jugadores que aprovecharon la calidad del colombiano para crear opciones de gol en el arco rival.

Michel Araújo, volante uruguayo al servicio de São Paulo, fue el encargado de confirmar la verdadera razón del partidazo que se jugó James Rodríguez frente a Cobresal.

A pesar de tener el dominio de la posesión, el conjunto brasileño no lograba poner diferencias en el marcador, lo que obligó a Carpini a patear el tablero y buscar una nueva propuesta basada en el papel que James tiene en la Selección Colombia.

Tal cual como sucedió contra España en el amistoso de marzo, el ‘10′ se convirtió en el eje futbolístico y eso incidió en que participara en las dos jugadas de gol que acabaron con un triunfo reconfortante para São Paulo.

“Logramos encontrarlo en la segunda mitad y él marcó la diferencia. Fue un gran partido”, añadió Araújo. El sistema no se interpuso, fue todo lo contrario. Nuestros tres defensores detuvieron los contraataques de los muchachos. La línea de cinco da espacio para que los muchachos del medio jueguen más libremente, como Alisson, James y Luciano. Nosotros hicimos un buen partido en general”, completó.

Ahora que São Paulo al fin ha hecho ‘click’ con el planteamiento que le funciona a James Rodríguez, se espera que el colombiano tome un rol protagónico y sea el encargado de liderar al equipo rumbo a la casi obligatoria clasificación a octavos de final. Entre tanto, se estarán preparando para el debut en el Brasileirao este sábado enfrentando a Fortaleza en el estadio Morumbí.

Carpini respira tranquilo

El más contento con el resultado y el rendimiento del equipo es Thiago Carpini, que estará al menos una semana más en el banquillo tricolor. “La aceptación de ideas está surgiendo cada vez más. Realmente fue un buen trabajo del Dorival, victorioso en la Copa de Brasil, pero tuvo sus dificultades, ya que sólo ganó un partido fuera de casa. Cada logro es una reformulación. Si hiciéramos lo mismo tal vez no obtuviéramos los mismos resultados, tenemos que hacer un poco más”, dijo.

El gran problema que identifica el entrenador son la cantidad de jugadores que no ha tenido disponibles por problemas físicos. “Mi sueño es tener algún día a todos los deportistas disponibles. Que podamos aportar ideas, variaciones y ofrecer lo mejor para los fans. Lo que la afición espera de nosotros. La afición se merece mucho”, sentenció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *